ATTENTION
- le 24 et le 31 décembre 2017 le château fermera ses portes à 16h15 (dernier accès à 15h15)
- le lundi 8 janvier 2018 le château sera fermé toute la journée

LA BIOGRAFÍA DE FRANCISCO I

Rey emblemático del Renacimiento francés, el nombre de Francisco I está íntimamente vinculado al Valle del Loira.

Leyenda: Retrato de Francisco I expuesto en el castillo de Azay-le-Rideau.

 

Nacido en 1494, Francisco de Angulema es primo del rey de Francia, Luis XII. Cuando este último fallece sin herederos varones, en 1514, Francisco de Angulema accede al trono con el nombre de Francisco I. Es coronado en Reims el 22 de enero de 1515.

Muy pronto, el joven rey se distingue por su victoria militar en Marignano, que le confiere temporalmente la autoridad sobre el ducado de Milán, en Italia.

Los primeros años de su reinado están marcados por dos grandes obras: la ampliación del castillo de Blois, a partir de 1515, y la construcción del castillo de Chambord, iniciada en 1524. Francisco I elige el Valle del Loira para instalar su corte, hasta entonces itinerante. Siguiendo su ejemplo, varios tesoreros reales como Gilles Berthelot, a quien se debe el castillo de Azay, mandan construir magníficas residencias. Todos estos castillos se distinguen por su estilo novedoso y fuertemente impregnado del gusto italiano. Tras la conquista del Ducado de Milán, Francisco I y su círculo más cercano saben atraer a Francia a artistas italianos, de entre quienes destaca sin duda Leonardo da Vinci.

Leyenda: Artesonado esculpido con la cifra de Francisco I / Emblema de Francisco I (salamandra)

 

En 1525, el rey cae prisionero en Pavía. Carlos V lo retiene en cautiverio en Madrid. En marzo de 1526, Francisco I vuelve a Francia y las obras de Chambord y de Blois se paralizan. A partir de entonces, la corte real reside en Île-de-France.

El rey manda construir, ampliar o restaurar los castillos de Fontainebleau, Villers-Cotterêts, Madrid, situado en el Bosque de Boulogne, Saint-Germain-en-Laye y la Muette, y planifica la reconstrucción del Louvre. Pero Chambord sigue presente en el corazón del rey, quien ordena proseguir con las obras. Cuando muere, en 1547, el castillo está prácticamente terminado. 

 

> Leer la historia del castillo de Azay-le-Rideau